En TIQÜE trabajamos con un objetivo enorme, gigantesco:

“Queremos poner de moda la felicidad”

Y para conseguirlo, queremos ayudar a la gente a que sea feliz; más feliz.

Con esa intención, diseñamos nuestras colecciones, para que ayuden a quien las lleva a no olvidarse de ser felices.

También queremos que las personas felices hagan que otras personas sean más felices y estas a otras, en una cadena sin fin regalando mas que una joya o una prenda, un deseo: «deseo que seas feliz».

La felicidad, sentirse feliz es un estado mental más que otra cosa, pero a veces necesitamos que algo nos recuerde que debemos querer ser felices para conseguirlo.

Acariciar entre tus dedos los productos de TIQÜE, te hará recordar que quieres ser feliz, que debes luchar por aquello que deseas y te darán el impulso que necesitas en esos momentos de debilidad.

Y tú, ¿quieres ser feliz?

¿Nos ayudas a poner de moda la felicidad?

Empieza por sonreír

 

 


EL NOMBRE TIQÜE

Cuando decidimos darle nombre a la marca, quisimos que estuviera totalmente ligado a la esencia misma de la empresa y su objetivo. Pensamos que no hay una palabra que nos defina mejor que TIQUE (sin diéresis), la Diosa del destino y la fortuna en la mitología griega (conocida posteriormente como Diosa Fortuna en época romana).

Tique es la Diosa de la suerte, dicen que a veces buena a veces mala, y que ella decide nuestro destino en función del comportamiento de cada uno. Ese es el nombre perfecto para nuestra marca.

Pero quisimos cambiar un poco la palabra y decidimos añadirle una diéresis a la «U», que además acortamos, transformando dicha «U» en una sonrisa (un smile), porque le da esa chispa de optimismo, vinculándola únicamente a la buena fortuna.

La sonrisa tenía que formar parte también de nuestra marca.  

 

Si quieres saber más sobre la Diosa Tique puedes acceder directamente, pinchando en el enlace, a la página de Wikipedia.